Ejercicios para aliviar el dolor cervical

El dolor cervical es una dolencia cada vez más frecuente. Dependiendo de su intensidad puede ser una molestia o convertirse en un insidioso dolor que genera gran incomodidad.
Este dolor se ubica en la zona cervical, en la parte posterior de nuestro cuello. Produce una sensación de dolor punzante que se va intensificando a medida que transcurre el tiempo, cuando no descansamos y cuando no hacemos nada para revertirlo.

dolor cervical

El estrés emocional y las posturas incorrectas mantenidas en el tiempo, son dos factores esenciales a la hora de sufrir dolores de cuello o dolores cervicales. Por supuesto puede existir algún tipo de patología, en cuyo caso debemos visitar a un especialista que nos diagnostique y trate.

Sin embargo, con frecuencia se trata de una acumulación de tensión en la zona cervical que implica un desequilibrio en la colocación de huesos, músculos, tendones, nervios, etc. Cuanto más tiempo tardamos en tratarlo más se va complicando, ya que nuestro cuerpo tiende a compensar los desequilibrios estructurales y ello hace que cada vez sean más los músculos, huesos y tendones implicados.

 

¿Qué ejercicios pueden hacerse para aliviar el dolor cervical?

Pueden practicarse una serie de ejercicios que servirán para estirar la zona cervical y evitar el dolor de cuello.
Estos ejercicios pueden realizarse en cualquier momento del día, suavemente, de forma pausada y consciente. Al realizarlos no deben generar dolor.

1. Rotación cervical

En el trabajo o cada vez que le sea posible, siéntese derecho, con la espalda recta y apoyada sobre el respaldo.
Los brazos deben estar a los lados, relajados, puede apoyarlos sobre sus piernas.
Lleve su barbilla hacia uno de sus hombros, girando así su cabeza hacia un lado y luego repita hacia el otro. Realice varias repeticiones, mejor si puede hacerlo un mínimo de 5 veces por cada lado.

 

2. Flexión lateral

Siguiendo la postura anterior, apoyando la espalda sobre una silla o sillón, intente llevar su oreja hacia su hombro.
Puedes acompañar este movimiento ubicando su mano opuesta en la cabeza, como si la empujara. No olvide hacerlo suavemente, sin forzar el movimiento.
Repítalo con cada lado.

 

3. Movimientos atrás y adelante

Lleve su cuello hacia atrás, dirigiendo su mirada hacia el techo, luego regrese suavemente a su posición inicial y lleve el cuello hacia abajo tratando de mirar al suelo. Intente relajar la mandíbula realizando exhalaciones lentas. Evite encorvar tu espalda.

 

4. Relaje sus hombros

Los hombros también forman parte del soporte de la zona cervical, por lo que también debemos tenerlos en cuenta.
Realice movimientos circulares con ambos hombros, rotando hacia afuera o atrás y luego moviéndolos hacia adelante.
Repitalo 10 veces sin encorvar la espalda. Sentirá cómo sus hombros se liberan de tensión y la sensación de “carga” se alivia.

 

Para más información no dude en contactar con nuestros especialistas del Instituto de Traumatología Barcelona que le informarán detalladamente.

Deja un comentario

Su dirección e-mail no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *