Artroscopias


Es una técnica quirúrgica que se comenzó a realizar en los años 70 y que permite ver las articulaciones por dentro a través de un acceso o herida de dos milímetros para poder introducir una cámara de alta tecnología y mínimas dimensiones.
Por otra herida igualmente pequeña se introducen todo tipo de instrumental minúsculo, muy variado y de gran ductilidad para poder realizar complejas intervenciones que antes de existir la artroscopia requerían heridas mucho mayores, anestesia general y estancias hospitalarias más prolongadas, además de inmovilizaciones post-quirúrgicas y una lenta recuperación a la que se sumaba una dolorosa rehabilitacion.

Actualmente, este tratamiento se realiza en forma AMBULATORIA, con ANESTESIA LOCAL o REGIONAL, SIN INMOBILIZACIONES post tratamiento, con reintegro a las actividades moderadas casi de inmediato y sin dolor, gracias a la aplicación de FACTORES DE CRECIMIENTO dentro del tratamiento y de la pronta rehabilitación permitiendo al cirujano ortopédico técnicas más sofisticadas que superan en efectividad a las que se realizaban hace escasos 10 años.