Fascitis plantar, espolón calcáneo y Factores de Crecimiento (PRGF)

La fascitis plantar es la lesión más común entre los deportistas y suele producirse sobre todo en corredores de fondo o en jugadores de baloncesto, por tener que hacer largas carreras sobre una superficie irregular.
Este trastorno se produce de forma bastante habitual en pacientes jóvenes y deportistas. En aquellos que no practican deporte con asiduidad suele presentarse a partir de los 45 años.

fascitis plantar

¿Qué es la fascitis plantar?

La fascitis plantar consiste en la inflamación de la fascia plantar, una banda de tejido elástico que se extiende desde el calcáneo hasta la zona metatarsal, situada delante de los dedos. Esta estructura tiene una función esencial en el caminar, pues es una de las principales responsables de mantener el arco plantar, absorber y devolver la energía que se produce cuando el pie impacta contra el suelo. Además, se encarga de proteger los metatarsianos evitando un exceso de flexión de los dedos.

Causas

Correr reiteradamente en una superficie dura y uniforme con una mala pisada puede causar fascitis plantar. También puede estar causada por un pie cavo, un pie vago o un exceso de curvación lo que puede provocar la inflamación de la fascitis. Otras posibles causas de este trastorno son la debilidad muscular, utilizar calzado con una mala sujeción o el aumento repentino de la actividad física o del peso corporal.

fascitis plantar diagramaSíntomas

El principal síntoma de esta lesión es el dolor que se produce en la zona interna del talón, la parte en la que se inserta la fascia plantar. Suele manifestarse más intensamente por las mañanas debido a la rigidez matutina de la fascia, que por la noche se acorta. El dolor suele ir acompañado de hinchazón leve, enrojecimiento y sensibilidad en la parte inferior del talón.
En el caso de los deportistas, el dolor solo aparecerá por la mañana y tras la práctica de la actividad deportiva por lo que, en general, podrá seguir realizando la actividad.

Espolón calcáneo

Esta dolencia consiste en una calcificación donde los tendones se unen al hueso calcáneo en el pie.
Se caracteriza por dificultar el apoyo normal del talón generando las molestias propias de un proceso inflamatorio.
Existen dos tipos de espolón: de localización posterior inferior (debajo del talón) y de localización posterior superior (donde se inserta el tendón de Aquiles). Siendo más común el primero.

¿Qué causa el espolón calcáneo?

A causa de la fascitis plantar se producen pequeños desgarros de los tendones en su unión con el hueso.
El organismo acumula calcio en las zonas dañadas, con el objeto de recuperar los tejidos, y como resultado aparece progresivamente la prominencia ósea.
Esta situación la puede provocar la obesidad, malas posturas, gestos deportivos excesivos, uso de calzado inadecuado, sobrecarga de los tendones, estar largos periodos de tiempo parados.
Puede aparecer también un espolón congénito, que irrita los tendones y provoca la inflamación.
La inflamación de la fascia plantar se encuentra relacionada a la aparición del espolón pero también puede haber fascitis sin espolón.

espolón calcáneo¿Cómo se diagnostica un espolón?

El espolón se puede evidenciar al realizar un estudio radiográfico, donde se observa una protuberancia puntiaguda orientada hacia los dedos con una longitud de entre uno a cinco milímetros. Existen personas que lo padecen sin referir ningún síntoma.

¿Qué síntomas se pueden presentar?

En primer lugar debemos mencionar al dolor que se produce por la inflamación al sobrecargar los tendones.
Dolores matutinos al dar los primeros pasos. Sensación de pisar un clavo en el talón afectado.
El dolor generalmente disminuye con el reposo pero se vuelve a presentar cuando se apoya el pie.
Cargar objetos pesados puede empeorar los síntomas.

Tratamientos

• El uso de plantillas ortopédicas (taloneras para espolón) mejora el apoyo del pie y alivian la tensión en los tendones.
• Terapia física: mediante la aplicación de frío o calor con la finalidad de aliviar el dolor.
• Ejercicios de estiramiento.
• Tratamiento local con ultrasonidos.
• Ondas de choque: ondas de ultrasonido de alta energía pueden disolver las calcificaciones.
• Infiltraciones de analgésicos en la zona puntual del dolor.

 

Tratamiento de la fascitis plantar y el espolón calcáneo con Factores de Crecimiento (PRGF)

El Plasma Rico en Factores de Crecimiento (PRGF) se obtiene de la propia sangre del paciente, a través de una extracción de sangre idéntica a la que se realiza para cualquier analítica convencional. Es una fracción de la sangre separada por centrifugación que reúne la mayor concentración de plaquetas.

Los Factores Ricos en Crecimiento son un conjunto de sustancias de origen proteico con control externo del ciclo celular, estos actúan uniéndose a receptores específicos para cada uno de ellos.
Los factores de crecimiento están encargados de ordenar la regeneración y reparación de tejidos, los cuales van a actuar de manera local.

Algunas de las ventajas del uso de PRGF es que son totalmente autologos, bactericidas y de proceso sencillo.
Es un tratamiento que realizamos en consulta externa se realiza mediante una extracción de sangre que posteriormente se procesa en la centrífuga durante 8 minutos para obtener el PRGF.
Aplicamos el plasma de forma intraarticular en la articulación y lo combinamos con ozonoterapia para tratamiento de analgesia y antiinflamatorio. Se realiza una sesión por semana con un mínimo de 3 aplicaciones.

En el Instituto de Traumatologia Barcelona realizamos tratamientos regenerativos con Factores de Crecimiento para el tratamiento del dolor del pie.

Deja un comentario

Su dirección e-mail no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *