Tendinopatías

La tendinopatía es un trastorno musculoesquelético que se presenta con la inflamación crónica de un tendón, generando dolor, inflamación (ya sea difusa o en una zona localizada), dificultad para realizar movimientos y como consecuencia, la disminución de la funcionalidad de la zona.

Tendinopatía de rodilla

Esta inflamación se genera debido a movimientos repetitivos que provocan micro roturas, que con el tiempo desembocarán en la inflamación de una o varias estructuras tendinosas.
Las tendinopatías pueden afectar tanto a las personas sedentarias como a aquellas que realizan actividad física. Las tendinopatías constituyen del 15% al 30% de los problemas de salud en el ámbito laboral, llegando a superar porcentajes del 50% en el ámbito deportivo.

Entre las más comunes se encuentran las tendinosis, tendinitis, paratendinitis y entesopatías. Las más frecuentes afectan al hombro, codo de tenista (golfista), trocánter, rodillas, tendinopatía rotuliana, etc.

Las tendinopatías son lesiones en el tendón que producen dolor, inflamación ya sea difusa o en una zona localizada e incapacidad funcional.

Síntomas

Los síntomas principales de las tendinopatías son:
– Dolor e inflamación de las estructuras tendinosas
– Pérdida de movilidad y disminución de la funcionalidad
– Alteración de la sensibilidad

El diagnóstico de la tendinopatía está basado en un dolor localizado que suele seguir un comportamiento común: rigidez matutina; dolor al inicio de la actividad que empeora al terminar, poniendo durar de 2 a 3 días si la actividad ha sido intensa; y dolor nocturno, si el tendón ha estado sometido a fuerzas de compresión.

Tendinitis

 

Tratamiento de la tendinopatía

En la actualidad existen una gran diversidad de tratamientos, aunque cada tendinopatía debe ser tratada por el especialista en traumatología de manera individualizada.

Se deben tener en cuenta parámetros como el tiempo de inicio de los síntomas, si el paciente tiene antecedentes de enfermedad general o toma de fármacos, si el inicio es abrupto o agresivo, si el tipo de dolor es superficial o profundo, el tipo de tendón —no se comportará igual el Tendón de Aquiles que el Tendón Rotuliano—, si existe o no neovascularización patológica, la existencia o no de un foco degenerativo en el tendón, la localización de la lesión.

 

Para más información no dude en contactar con nuestros especialistas del Instituto de Traumatología Barcelona que le informarán detalladamente.

Deja un comentario

Su dirección e-mail no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *