Tratamiento de lesiones de columna cervical con Factores de Crecimiento (PRGF)

La columna cervical es la segunda zona de la columna vertebral más frecuentemente afectada por el dolor. Siendo sólo superada por el dolor en la zona lumbar.

Hernia discal cervical

Hormigueo en las manos, dolor de cabeza, pesadez en la nuca… Todo esto síntomas son habituales pero, ¿cuál es su causa?
Por separado estos síntomas pueden deberse a una sobrecarga muscular o a estrés, entre otros; sin embargo, cuando estos síntomas aparecen todos juntos puede deberse a la presencia de una lesión a nivel de la columna cervical.

 

Hernia discal en la columna cervical

La hernia discal se produce cuando un disco vertebral sale de su lugar o se rompe debido a una lesión o esfuerzo. Esto produce que parte del disco ocupe un espacio que no le pertenece y afecte a las estructuras que allí se encuentran, como son las raíces nerviosas que inervan en el caso de la columna cervical, toda la zona superior del cuello y ambas extremidades superiores.
Una hernia discal puede causar incluso la compresión del saco dural (aquel que envuelve la médula espinal).

Los síntomas habituales en este tipo de lesiones suelen ser:
 Dolor, éste se manifestará en diferentes zonas dependiendo de qué raíz nerviosa se vea afectada (en nuestra columna interactiva se le indica que zonas son en base a qué vértebra esté afectada).
 Parestesias en extremidades superiores, la zona afectada por estas también depende de la localización de la lesión.
 Cefalea, cuando la lesión es en la zona alta de la columna.
 Pérdida de fuerza.

Los tratamientos habituales que encontrará serán a base de medicación o fisioterapia, pero sin embargo estos no hacen sino que paliar los síntomas en la medida de lo posible.
En el Instituto de Traumatología Barcelona hemos encontrado la solución a este tipo de problema.

Desde hace más de 10 años en nuestro centro hemos trabajado duro para perfeccionar nuestro protocolo de tratamiento de columna. En la actualidad realizamos un tratamiento regenerativo con Plasma Rico en Factores de Crecimiento (Growth Factors).

Hernia discal
Hernia discal

 

¿Qué son los Factores de Crecimiento (PRGF)?

Las terapias biológicas, como Factores de Crecimiento, y regeneración celular permiten acelerar hasta en un 50 por ciento la recuperación en pacientes con tendinopatías crónicas, artrosis, fracturas, roturas de tendones, úclceras o pie diabético a través de la estimulación de la reparación tisular. Estos sistemas utilizan los propios mecanismos biológicos del cuerpo para reparar el tejido dañado.

Actualmente, la técnica de más fácil aplicación y más demandada es el Plasma Rico en Proteinas (PRP) que contienen los conocidos Factores de Crecimiento, cuya finalidad es acelerar el proceso biológico de reparación.

Este método estimula el proceso natural de curación o de cicatrización aunque, como todo proceso biológico, actúa más o menos rápido en función de la persona. Cada uno cicatriza de una manera, cura de una manera. Hay a quien en seguida le curan las heridas, hay quien tarda un poquito más, lo que no se puede decir es que con Factores se cure en diez días; pero sí es cierto que con una terapia biológica, con Factores de Crecimiento (PRGF), se reduce el tiempo de curación.

 

¿Cómo aplicamos los Factores de Crecimiento?

El modo más habitual de realizarlo consiste en emplear la sangre del propio paciente para preparar un Plasma Rico en Factores de Crecimiento (PRGF). Lo primero es extraer la sangre de la persona junto con un anticoagulante; esa sangre se trasvasa a un sistema CERRADO ESTÉRIL y, después, se procede a su centrifugado, con unas características definidas de aceleración, velocidad y deceleración para obtener un plasma rico en plaquetas y en el que prácticamente no existan células rojas ni blancas. En el sistema cerrado estéril se separa el plasma rico en plaquetas del que es pobre en ellas, se activa el primero y se obtiene un Plasma Rico en Factores de Crecimiento, que es el que se aplica al paciente. Al ser del propio paciente no  produce toxicidad, ni alergias y no hay posibilidad de rechazo.

Este tipo de procesos son aplicables a cualquier persona afectada por alguna de las patologías para las que está recomendado, puesto que no tiene contraindicaciones. La aplicación de Factores de Crecimiento se reliza la mayoría de veces mediante infiltraciones o pequeñas inyecciones dependiendo del tratamiento a realizar.

Siendo una terapia mínimamente invasiva las posibles complicaciones son de bajo riesgo (como en cualquier otra inyección), (edemas, o hematomas en el lugar de la aplicación, que suelen reabsorberse espontáneamente, en la primera semana tras tratamiento) es importante y conviene aplicarse frío en la zona para minimizar su aparición.

La infección después de la aplicación raramente sucede, en caso de aparecer será necesario tratamiento adicional, incluyendo antibióticos y antiinflamatorios.

 

Factores de Crecimiento
Aplicación de Factores de Crecimiento

 

Otros usos de los Factores de Crecimiento (PRGF)

Por otro lado, las técnicas que aplican Factores de Crecimiento también se están utilizando en tratamientos de estética, especialmente para el rejuvenecimiento facial.
El tratamiento no requiere preparación previa, y tras su aplicación  pueden  volver a su vida normal y tan solo deberán aplicarse hielo en la zona tratada para prevenir la hinchazón que pudiera aparecer, la mejoría es apreciable en los primeros días y máxima  sobre los  30 días de la primera aplicación.

Lo habitual es  hacer una serie de 3 aplicaciones, algún caso es de menos según paciente y según lesión y en otros 4 aplicaciones con memorias cada 6 meses. En caso de rejuvenecimiento facial, se aconseja repetir alguna aplicación al año aproximadamente, según criterio médico.

Se aconseja al paciente que no tome aspirina unos días antes al tratamiento.

Más información sobre Factores de Crecimiento (PRGF)

 

Para más información, nuestros especialistas de Instituto de Traumatología Barcelona le informarán y prestarán la máxima atención.

Llámenos al 937 906 347 y le informaremos.

 

Deja un comentario

Su dirección e-mail no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *